Invitaciones de boda: comunicar el enlace

Sin duda, contraer nupcias es uno de los eventos más importantes en la vida de las personas. Por ello conviene prestar atención a cada detalle de la organización del gran día: una boda impecable en todos los sentidos será recordada por sus asistentes durante muchos años.

Las invitaciones de boda son uno de los elementos más importantes de dichos eventos. Éstas cumplen varias funciones: comunicar el enlace, convocar a los seres queridos a compartir el momento y dar detalles sobre la ceremonia: lugar y fecha en que se llevará a cabo así como la vestimenta requerida.

Por ser la primera impresión que los invitados se llevarán de la boda, es conveniente que las invitaciones sean elaboradas con sumo cuidado. Todos los componentes de una invitación de boda comunican algo; el mensaje mismo, el estilo de la redacción, el color y el tipo de tinta, el papel, el sobre y hasta los detalles más pequeños hablan de los novios y de la ceremonia en que habrán de unirse.

Lo primero es determinar qué clase de boda se llevará a cabo. Hoy día existen muchas variedades de ellas. Puede tratarse de una boda clásica, formal, en un jardín o salón, de una menos formal, de vestido corto y sin traje requerido, y con pocos invitados. Las bodas temáticas están muy de moda: bodas “hippies”, al estilo medieval, de playa o victorianas: la imaginación es el límite.

Las invitaciones deben reflejar fielmente el estilo de la boda: ser sobrias si la boda es formal, divertidas y llenas de colores si se trata de un festejo más informal. Algunos incluso optan por enviar invitaciones cibernéticas. Para algunas parejas es importante que dicha tarjeta sea original y distintiva, para otras que simplemente refleje buen gusto. Una cosa es cierta: una buena invitación de boda marca la diferencia, y puede incluso influir en la decisión de los invitados de acudir o no al evento.

Post A Comment