Los principales síntomas de la úlcera péptica

Una úlcera péptica es una lesión dolorosa de la pared del estómago o del duodeno, la porción inicial del intestino delgado. Las úlceras pépticas que aparecen en el estómago son llamadas úlceras gástricas, y las que se presentan en la parte superior del intestino delgado son llamadas úlceras gastroduodenales.

Digestivo

Signos y síntomas

A pesar de que ciertas úlceras pépticas sean asintomáticas, la mayoría de ellas son dolorosas. El dolor, caracterizado por una fuerte sensación de ardor que se produce entre el ombligo y el diafragma, suele ser el primer signo de una úlcera péptica. Esta fuerte sensación de dolor o de ardor sobreviene generalmente después de las comidas, en el caso de una úlcera gástrica, y de 2 a 3 horas después de las comidas en el caso de una úlcera gastroduodenal.

No cabe duda de que la úlcera péptica es un mal muy común en las sociedades occidentales. Otros síntomas comprenden la pérdida de peso, la pérdida de apetito, hinchazón, eructos, náuseas o vómitos. En cualquier caso, algunos sujetos tan sólo presentan ligeros síntomas o ningún tipo de síntoma.

Diagnóstico de la úlcera

La endoscopia gastrointestinal superior constituye el test de diagnóstico preferido en el marco de la evaluación de las úlceras pépticas. El empleo de un endoscopio permite inspeccionar la úlcera y determinar si sangra.

El test de detección de H pylori es esencial en todos los pacientes afectados por una úlcera péptica, y puede ser efectuado por endoscopia a través de un test rápido de ureasa.

Tratamiento de las úlceras

El tratamiento de las úlceras pépticas depende de la etiología. La mayoría de los pacientes afectados por una úlcera péptica reciben un tratamiento destinado a erradicar la infección del H pylori o la interrupción de los AINS con medicamentos que reducen el ácido gástrico tales como los inhibidores de la bomba de protones o los antagonistas de receptores H2 de la histamina.

El tratamiento destinado a erradicar el H pylori es muy importante, porque las úlceras pueden ser recurrentes. Además, la ausencia de tratamiento de la infección de H pylori aumenta el riesgo de contraer un cáncer de estómago o un linfoma de MALT.  El tratamiento de la infección de H pylori implica la ingesta simultánea de antibióticos de múltiples clases al mismo tiempo que un medicamento destinado a reducir el ácido gástrico.

Otros medicamentos pueden ser útiles en el marco de la ingesta para reducir las úlceras. En este caso nos referimos a los medicamentos protectores de la célula o los medicamentos que forman un revestimiento adhesivo sobre la mucosa dañada, protegiéndola contra nuevas lesiones.

Originally posted 2016-07-23 15:08:29.

Post A Comment