Mens sana in corpore sano: Claves para vivir mejor

La vida actual nos coloca a todos en un ritmo de funcionamiento pasado de revoluciones. Basta con ver la cantidad de personas que sufren de estrés, incluso en la edad infantil, para darse cuenta de que a pesar de los avances tecnológicos y la cantidad de tratamientos para enfermedades que se han descubierto, no vivimos del todo bien.
La solución no se encuentra en el consumo de productos que el mercado nos vende a cada instante augurando felicidad, ni en un cambio radical de vida que finalmente no podremos concretar, sino en la aplicación de principios y auto cuidados básicos que harán la diferencia al final de cada día:

mens-sana-1
Descansar mejor, comer mejor, relacionarnos de mejor forma con nuestro entorno, mejorar el espacio en el que habitamos, incorporar actividades placenteras a nuestro día a día, parecen detalles pero son decisiones esenciales para vivir mejor.

Algunos cambios concretos que puedes ejecutar desde hoy

Lo cierto es que actualmente se pone más el foco en “cómo te ves” que en “cómo te sientes” y eso suele llevar a una insostenible belleza sin salud. Dietas extremas, tratamientos invasivos, cirugías estéticas, son supuestas soluciones mágicas que lo único que conllevan son problemas de salud muy serios y resultados artificiales.
Verte bien implica entre otras cosas brindarle a tu cuerpo las 8 horas de sueño que necesita, comenzar el día con un desayuno nutritivo y saludable, no comer a deshoras, practicar al menos 30 minutos de ejercicio diarios. Estas medidas sí generarán un cambio físico y mental que se traducirá en tu aspecto y en tu bienestar.
El yoga y la meditación también son actividades que deberías incorporar a tu vida, al menos dos veces a la semana. Porque ayudan a limpiar la mente de preocupaciones, a mejorar la respiración y regularizar el ritmo cardíaco. Además, son aliadas para evitar contracturas y dolores musculares.
En el plano social, es bueno que aprendas a dejar de lado planes que no puedes abordar y a decir que no. Un simple vocablo que te ahorrará problemas y corridas. No se puede estar toda la vida queriendo conformar a la gente y no se puede estar en varios lugares al mismo tiempo. Entonces, disfruta de lo que puedes y quieres hacer y delega o resigna el resto: Verás qué liberado te sientes.
Regálate cada día un tiempo de silencio, desconectado de aparatos tecnológicos que alteran tus sentidos y no te permiten conectar con tus verdaderos sentimientos y necesidades. Déjalo ser, y disfruta de lo simple y bello de la vida, que es un preciado regalo.

Post A Comment