Terapias naturales para mantener nuestra piel hidratada

¿A quien no le gusta tener una piel suave e hidratada en todo momento? Es algo complicado de conseguir, sobre todo en esta época de tanto stress, y con el calor que tampoco ayuda nada. Normalmente tenemos que echar mano de cremas y tratamientos rehidratantes bastante caros, y tampoco está la situación económica actual como para hacer muchos gastos… Entonces, ¿queda alguna solución? Por supuesto. Como solemos decir, las terapias naturales son una alternativa saludable y barata para mantenernos perfectos en todo momento sin gastar más de lo debido.

Cuidar nuestra piel y mantenerla suave e hidratada es uno de las bases para estar siempre perfectos, por eso hay tantas terapias y remedios caseros para tal fin. Uno de los más usuales es crear una crema hidratante casera con varios ingredientes que podemos encontrar muy fácilmente en cualquier supermercado. Solo necesitaremos nata, un huevo y zumo de limón para crear nuestra propia crema hidratante para pieles secas, y ya veréis lo bien que funciona.

Lo primero que tenemos que hacer es batir la nata líquida (con cuatro cucharadas nos servirá) hasta que se ponga espesa. Ese será el momento de añadirle la yema de huevo, y las gotas de zumo de limón que teníamos preparadas. Removemos todo hasta que quede homogéneo, como si fuese una crema. Este “potingue” estará ya listo para que nos lo pongamos sobre el rostro, cubriendo bien todas las partes en las que se haga notar la deshidratación en nuestra piel. Tendremos que mantener esta mascarilla casera durante veinte minutos para que surta efecto. Luego podremos retirarla, enjuagándonos a poder ser con agua fría.

Si realizamos esta misma operación todos los días a la misma hora, el resultado no tardará en verse, y podremos comprobar  que no hace falta recurrir a cremas carísimas ni a terapias “milagrosas” para mantener nuestra piel perfecta. Nos bastará con conocer las soluciones naturales que tenemos a nuestra disposición.

Post A Comment