Trucos para combatir el estrés postvacacional

Llega Septiembre, termina el verano, se va el buen tiempo y también se acaban, para la gran mayoría, las vacaciones. Vuelta a la rutina, tanto si estamos trabajando como si estudiamos. Vuelven los madrugones, los bostezos mañaneros, la actividad frenética, el no parar durante todo el día… Y además, las nubes y la lluvia ya amenazan también con hacer acto de presencia.

Pasar de las vacaciones a trabajar o estudiar a pleno rendimiento, en una época en la que el clima tampoco acompaña a la “alegría”, puede resultar bastante difícil para muchas personas. El contraste entre las vacaciones y la vuelta al trabajo es feroz, y muchos sufre el llamado estrés o síndrome postvacacional, una actitud mental en la que somos incapaces de despegarnos de todo lo bueno que ha quedado atrás con el verano, y no afrontamos de manera correcta la vuelta a nuestra rutina.

Hay trucos y consejos para sobrellevar mejor esta vuelta al trabajo, que es mucho más común de lo que pensamos. Casi todos hemos sentido alguna vez esa apatía, cansancio, pesadez o falta de ganas para volver a lo que es nuestra rutina de siempre. Al fin y al cabo, las vacaciones no serían tan geniales si no fuesen un descanso en nuestro trabajo. Así que lo primero que debemos hacer es no hundirnos en estos primeros días y ser conscientes de que esta sensación pasará pronto, así que no hemos de darle más importancia.

Aunque no queramos reconocerlo, muchas veces acabamos nuestras vacaciones aburridos por no tener ya cosas que hacer. Volver al trabajo significa tener metas y objetivos a corto y media plazo, además de volver a ver a los compañeros, que debería ser otro placer, aunque en muchos casos esto es lo peor de todo. Buscaremos también nuevas actividades que nos animen para comenzarlas en esta época, como clases de guitarra o baile, o algo así, con lo que podamos liberar las tensiones laborales.

Procuraremos estar bien descansados y dormir un poco más si es necesario en estos primeros días. De la misma manera, intentaremos tomarlo todo con filosofía, pensar que siempre nos quedan los fines de semana, y que los puentes y fiestas llegarán antes de que nos demos cuenta. Siguiendo estos sencillos consejos, seguro que la vuelta a la rutina se nos hace menos cuesta arriba.

Post A Comment