Proceso de dejar de fumar

Fumar es uno de los vicios más perniciosos para nuestra salud. Son muchas las molestias y enfermedades que a la larga este hábito tan poco saludable nos puede provocar. El tabaco no solo nos causa problemas de salud sino que también supone un gasto bastante importante a finales de mes. Por todas estas razones conviene dejar de fumar. Por supuesto dejar de fumar no es algo sencillo ya que nuestro cuerpo está acostumbrado a él.

simbolo de no fumar

El tabaco que consumimos a día de hoy no es tabaco puro. Las hojas de tabaco se mezclan con otra serie de componentes que son los causantes de nuestra adicción a los cigarrillos y que hacen que nos resulte tan difícil dejar de fumar. Sin embargo si has tomado la decisión de dejar de fumar te animo a que lo hagas ya que comenzarás a notar los primeros síntomas de mejoría en apenas unas horas. A continuación pasamos a analizar las fases que experimenta tu cuerpo durante un tratamiento para de dejar de fumar.

Proceso de dejar de fumar y los cambios o fases

  • Tal como ha demostrado un estudio realizado por la Sociedad Estadounidense del Cáncer las primeras transformaciones físicas en nuestro cuerpo comienzan a producirse tras los veinte primeros minutos de dejar de fumar. Lo que puede observarse en estos momentos es que la presión sanguínea y el pulso bajan a un disminuyen hasta llegar a un nivel normal. También lo hace la temperatura de manos y pies.
  • A las ocho horas de haber dejado de fumar el nivel en sangre de nicotina disminuye hasta el 6,25%. Y tan solo cuatro horas más tarde los niveles de oxígeno en sangre recuperan su porcentaje normal. Como puedes observar los primeros beneficios comenzarás a notarlos durante el primer día en el que has decidido renunciar al tabaco.
  • Al día siguiente haber dejado de fumar notarás que tus niveles de ansiedad se disparan y estos no volverán a la normalidad hasta pasadas, al menos, un par de semanas. Seguramente estos primeros días sean los más difíciles para ti ya que tendrás ganas de fumar de manera constante pero debes permanecer fiel a tu promesa de dejar de fumar. Piensa que a medida que pase el tiempo todo el proceso será mucho más sencillo y en que tu salud está mejorando más y más.
  • Poco a poco irás recuperando el gusto y el olfato. ¡Podrás disfrutar más de cada comida!
  • A las tres semanas la tos de fumador comienza a desaparecer y a los tres meses ya no habrá rastro de ella.
  • Al año sin fumar tu capacidad pulmonar habrá aumentado y tus probabilidades de sufrir algún ataque cardíaco o alguna enfermedad respiratoria se habrán reducido a la mitad.

Imagen (no fumar): Nemo, Pixabay

Originally posted 2015-03-11 09:43:06.

Post A Comment